Tiene que haber algo mas

Escuchá el capítulo de Santiago Bilinkis

Transcripción del capítulo de Santiago Bilinkis

Santiago Bilinkis: [00:00:00] Para arrancar Officenet. Necesitábamos más de 1,000,000 de dólares de inversión. 20 personas el día cero entrenadas, un depósito de 500 metros cuadrados casi medio millón de dólares en mercadería. Si un sistema de gestión ultra robustos, tal vez no sé si hoy hubiera habido una manera de prototipo, lo no, pero en esa época se hacían las cosas así para enterarte.

Si el proyecto funcionaba no hacías un prototipo armabas todo el circo.

Magali Bejar: Hola, soy Magali Bejar y esto es, tiene que haber algo más alguna vez en tu rutina o trabajo actual de que esté pensando que tiene que haber algo más en la vida. En este exploramos la vida de profesionales de todo el mundo que desafiaron las estructuras y bien sus desafíos profesionales con mayor libertad.

Vamos a pasar por nómades digitales, freelancers y emprendedores para entender cómo hicieron el salto y aprovechar de sus aprendizajes buscarnos en tiene que haber algo más en Instagram y linkedin para ver todo el contenido que tenemos. [00:01:00]

Estabas escuchando a Santiago Bilinkis, él es emprendedor y tecnólogo fundador de Officenet y varias otras empresas tecnológicas. Autor de los libros pasaje al futuro y guía para sobrevivir al presente columnista en el programa radial basta y la revista en la nación. El poder que Santiago tiene para comunicar es alucinante.

Espero que disfrutes esta conversación donde repasamos su historia.

Hola, Santiago, bienvenido. Gracias por venir hoy a conversar conmigo.

Santiago Bilinkis: ¿Qué tal Magalí? Cómo estás un gusto.

Magali Bejar: Vamos a empezar esta conversación contando vos, ¿quién sos? Así sacamos esta parte del contexto

Santiago Bilinkis: Dale. Me llamo Santiago Bilinkis y me defino como emprendedor y tecnólogo. Como emprendedor, hoy, fui fundador de unas cuantas compañías tecnológicas a lo largo de mi vida, la que más tiempo dirigí.

Y fue la primera que fundó que se llamó [00:02:00] Officenet y que la dirigí por 15 años y después en los últimos 10 años, agregué esta segunda parte de mi vida que llamó tecnólogo, que tiene que ver con entender el impacto de la tecnología sobre nuestra vida. Y si querés es un lado, un poquito más de investigación y divulgación tecnológica,

Magali Bejar: Alguien con un perfil como el tuyo, que hace muchas cosas. ¿Cómo elegís En qué proyectos involucrarte?

Santiago Bilinkis: Mira, yo, uno de los problemas que tengo en la vida es que me gustan demasiadas cosas. ¿Viste que hay gente que nació para ser médico para ser arquitecto, arquitecta? Yo podría haber sido casi cualquier cosa. Algunas, algunas que no hay por justo las que dije, médico y arquitecto, no.

Pero para mí, la elección de una carrera fue más renunciar a todas las otras que no elegí que por amor a la escogida. En definitiva, lo que hice fue estudiar economía. Estudié economía porque a mí siempre me gustó mucho la matemática y la parte más rigurosa si querés. Pero también tengo un lado humanístico fuerte y me pareció que la economía podía darme un buen balance de [00:03:00] esas dos cosas en la práctica.

No fue así. Mi carrera de economía fue básicamente matemática, aplicada, pero bueno, me sirvió mucho porque soy una persona muy analítica y me dio un montón de herramientas. De manera muy indirecta, pero me fueron muy útiles en lo que fui haciendo después por mostrar un poco de eso. Pero te decía, para mí, elegir economía fue de elegir un montón de otras cosas y al mismo tiempo elegir ser emprendedor fue des elegir un montón de otras cosas.

O sea, cuando yo era chico, no decía que quería ser emprendedor. Cuando me preguntaban, decía que quería ser inventor. Qué tiene un poco esa cosa era una idea infantil no, no existe la profesión de mentor o por lo menos son muy contados. Pero esta cosa muy ecléctica de poder meterse casi en cualquier terreno.

Y no hice eso, ¿no? O sea, estudié economía y después me dediqué a fundar y dirigir una compañía. Los 15 años que dirigió OFFICENET son la antítesis total de la libertad sobre la que trata este, o sea, por propia voluntad, pero básicamente con un nivel de dedicación, yo siempre hacía el chiste que cuando trabajaba medio.

De nueve de la mañana, nueve de la noche y de hoy no había [00:04:00] sábados y domingos durante buena parte. O sea, realmente fue, tuve una época de un ritmo de trabajo muy, muy intenso que tuvo que ver justamente con lograr lo que logré después, ¿no? O sea, yo creo que había que pasar por eso para después en algún momento más avanzado de mi vida.

O sea, yo lo que más quería era comprar mi tiempo. Entonces tenía que ganar algo de dinero como para poder comprar mi tiempo. No, no me interesan los bienes materiales demasiado. No ni un auto lujoso, ni un no lo que yo quería. La libertad en buena medida me dio eso. O sea, una mezcla, y a la vez mantener mi ambición acotada, no, porque si no, uno siempre puede estar metido en la carrera donde necesita más y más para consumir más y más, así nunca, nada alcanza para ser libre.

¿no? Exacto. ¿Cómo habías pensado esto de comprar tu tiempo? Básicamente acumulando una cantidad de ahorros que me permitieran que mi capital generara ingresos, o sea generara, ya sea por hacer inversiones en [00:05:00] proyectos o directamente inversiones financieras que eso me generara una renta, un ingreso mensual.

Digo, muchos lo hacen comprando un departamento y alquilándolos yo siempre fui más de la filosofía de inversiones en proyectos o inversiones financieras. No, no, no me va tanto la de los ladrillos. Entonces, en mi cabeza, yo necesitaba tener un capital que me generara ingresos independientemente de mi trabajo.

Y después, obvio, no se trata de retirarse anticipadamente, no, pero, pero sí de poder elegir que quiero hacer con mucho menor condicionamiento por tener que pagar las cuentas, las expensas o el colegio de mis hijos no

Magali Bejar: clarísimo. ¿Y cómo haces para trazar el límite en decir que no a oportunidades que te aparecen?

Santiago Bilinkis: Uy, soy malísimo. Soy malísimo. Te diría, de hecho, por primera vez este año me hice una un listado de objetivos para el año. No, no soy muy sistemático en la cosa. Si querés más estratégica. Y uno de los principales objetivos que me puse es decir que no, [00:06:00] porque no, porque no lo puedo hacer en alguna medida.

Tiene que ver con que me siento una persona muy afortunada. Creo que tuve oportunidades increíbles en la vida que no hice nada para después. Hay muchas cosas que sí me merezco. No es que, pero digo, mi punto de partida fue muy bueno en una familia de clase media en buenos aires que me puedo dar una eh, muy buena educación que me fue habilitando un montón de puertas y cosas que me convirtieron en quién soy en el fondo, siento que tengo mucha responsabilidad y a los demás tal vez demasiada no puede un poco está bueno, pero siento que le debo al mundo no devolverle algo de todo lo que yo recibí y eso me lo que me deja es muy expuesto a la demanda, ¿no?

O sea, y épocas donde por ahí. No tengo tanta demanda externa y estoy más tranquilo, pero hay épocas donde tengo por ahí de casualidad, no sea porque estuve, no sé acá me escucho un montón de gente y me llegan a escribir todos y mi vida se satura y explota por un tiempo. Y de nuevo, soy malo diciendo que no.

O sea, por ejemplo, respondo todos los mensajes de todas las redes que recibo. Yo siempre no tengo ni community [00:07:00] manager ni nada. Y recibo mucho, ¿no? O sea, lo digo, tal vez suena feo, pero me es un esfuerzo enorme seguir llevando todos los inbox al día dándole bola a la gente que me escribe no, no se trata solo de mandarte un pulgarcito para arriba.

Te diría que soy muy malo diciendo que no. Y uno de mis objetivos de este año es decir que no más seguido para tener más control de lo que hago porque la práctica, como te decía, quedó muy eh, ¿a donde el viento me termina llevando ¿no? Sí, hay mucha demanda de mentor de emprendedores. Termino en un periodo súper enfocado en eso.

De repente me surgen muchas conferencias y estoy viajando todo el tiempo dando conferencias. Así controlo poco mi vida en ese sentido. Para mí, la pandemia fue un allá espectacular. Por otro lado , tuve la gran suerte,  enorme de no haberme enfermado. Yo ni ninguno de mis seres queridos no perdí a nadie. O sea, el lado trágico de la pandemia, me pasó cerca, pero no me pegó directo.

Y eso se generó en los primeros meses de cuarentena estricta. Y eso me fue un descubrimiento espectacular. O sea, por primera [00:08:00] vez en 30 años, bajé el ritmo montón. Empecé a hacer mucha más actividad física que es algo que no hacía nunca le encontraba el tiempo. Descubrí que me gustaba mucho poder darme ese tiempo.

Empecé a hacer cosas que nunca había hecho y por primera vez, como tarot la demanda, creo que fue el primer momento de nuevo en muchos años. Creo que desde que era chico tuve por un rato un control muy grande sobre mi vida y sobre mi tiempo. Y bueno, eso, mi post pandemia salió con uno de estos objetivos que es no necesitar una cuarentena para poder controlar mejor.

Que hago con mi tiempo

Magali Bejar: esto de que vos haces muchas cosas y se puede definir quién, sos de muchas maneras, qué beneficio le ves vos a no ser encasillado en una sola cosa?

Santiago Bilinkis: Es difícil hacer muchas cosas a la par. O sea, por un lado, los seres humanos somos muy malos en multitasking. Y eso es un dato objetivo, ¿no?

O sea, está lleno de res que muestra que es mejor hacer una sola cosa que hacer. Muchas si vos, lo que es productividad plena, el multitasking te baja mucho la productividad. Cuando yo [00:09:00] terminé después de 15 años de un foco total y empecé a vivir esta vida mucho más dispersa, sabía que iba a pagar un precio grande en términos de productividad y acepto pagarlo, pero tiene un precio definitivamente y a la vez es un poco ser leal a mí mismo, ¿no?

Esta cosa que yo siempre tuve de ser más ecléctico de que me interesen cosas muy variadas y de poder hacerle lugar un poco a todo en mi vida. O sea, en general, si simplificamos un poco. La gente suele estar dividida entre hacedores y pensadores, no gente que es más de acción y gente que es más reflexiva.

Y yo siempre tuve los dos lados, pero son difíciles de compatibilizar. Y por eso fíjate de cuando yo me defino a mí mismo, me defino con dos etiquetas emprendedor. Tiene más que ver con el lado hacedor. tecnologo tiene más que ver con el lado reflexivo, y es un problema hacer muchas cosas porque te lo digo en una broma, pero que en el fondo cierta, cuando vas a una reunión a un cóctel, por ejemplo, y te presenta a alguien, hola, qué tal?

¿A qué te dedicas? La gente espera que contestes. Soy gerente de marketing de [00:10:00] Microsoft. O sea que en cuatro palabras, definas que sos. Yo inventé emprendedor y tecnólogo para poder contestar en tres palabras, pero no dice nada en la práctica. La respuesta no. Entonces vos que te soy emprendedor y tecnólogo, okey.

Y eso que tenés media hora para que te explique, o sea, yo no puedo explicar lo que hago. Si no me das un rato largo y claro en esto de presentarse, la gente espera una fórmula compacta que le transmita con claridad. No quiere media hora de explica. Pero bueno, mi vida tiene eso. Sí. Si queréis que te cuente y quien soy, tengo que hablar un rato largo contándote, lo que hago,

Magali Bejar: cuál es para vos el desafío comunicacional que tiene explicar conceptos complejos de forma sencilla en un medio como es la radio, que se hace mucho, que es algo que la gente escucha mientras hace otra cosa?

Santiago Bilinkis: Eso que dijiste al final es un dato fundamental, ¿no? O sea, porque hoy los chicos son muy multi tasques también en esto.

No están estudiando con Spotify, La tele y la play, pero los que ya somos más grandecitos en general, pues la tele es algo que te pones a mirar la tele. No estás en general haciendo otra cosa en paralelo, pero la radio, nadie [00:11:00] se sienta a escuchar la radio. O sea, todo el que te está escuchando en radio está haciendo otra cosa mientras te escucha, es más en general.

Otra cosa más importante que escucharte a vos. Entonces es un desafío. El podcast es distinto, la gente por ahí está trota. No está manejando, pero difícilmente esté haciendo una tarea compleja. Este no  está estudiando con un podcast de fondo, pero la radio sí y aparte, yo estoy en un programa muy, muy escuchado que en buenos aires, pero que no es un programa mío.

Justamente es muy escuchado porque sintonizan para escuchar a Matías Martin, el resto de los conductores. Entonces, no sólo de gente que lo principal que hace no es escuchar, sino que tampoco sintoniza para escucharme a mí porque hay muchos hasta la altura. Les gusta lo que hago y se ponen contentos cuando yo llego, pero ponen ese programa por un montón de otras razones.

Entonces yo tengo ese desafío de hablarle a gente que está haciendo otra cosa y que no estaba pensando en escucharme a mí y hablarle de cosas complejas, siendo a la vez entretenido, relevante para sus vidas y riguroso porque no puedo tampoco trivializar los temas para hacerlo los más accesibles a costa de perder rigor en la [00:12:00] práctica.

Lo que me termina pasando es que cada columna me toma entre 15 y 20 horas. Debo ser el único delirante que invierte 15 a 20 horas de su tiempo en preparar 30 minutos de radio mis columnas, si bien es radio y es muy conversado porque digamos no es un podcast donde hablo, yo solo está violado, sea yo guio, escribo todas mis columnas son bullet.

No es que estoy leyendo. Pero el recorrido y lo que voy a decir está completamente preparado. La clave como en toda cosa misma, sea una conferencia, o lo sea, es, es una narrativa sólida, es contar una historia bien contada que tenga una introducción que tenga un desarrollo que tenga un cierre y yo te hablaba antes de que es muy importante que sea en mi cabeza.

Siempre está el taxista, no como personaje prototipo de quien me puede estar escuchando, está haciendo otra cosa. Tiene un pasajero, tiene el tránsito y no cree que no se por decirte algo  la inteligencia artificial sea un tema muy interesante o pertinente para su vida. Y mi desafío es mostrarle que sí y contárselo de una manera que le interese lo [00:13:00] entretenga y bueno, para eso le duró mucho.

Es mucho encontrar anécdotas, pequeñas historias, cosas que conecten con el que está escuchando. A veces me pasa que invierte un montón de horas en preparar un tema y no llego a ningún lado. Osea, no encuentro la historia. Y entonces parte de las 20 horas es que por ahí le metí seis horas a un tema y llegó un momento que digo, no sabes que no, no la estoy encontrando.

Empecemos por otro lado o por otro tema en el fondo, yo creo que las cosas se hacen bien con mucho lauro le pongo mucho el cuerpo a las cosas que hago.

Magali Bejar: Claro, todo es lo que parece muy simple. Es porque tienen muchísimo trabajo detrás porque las cosas no tienden a ser. Menos ninguno de estos temas

Santiago Bilinkis: simple o no simple, es relativo de cada uno, no sea porque siempre tuve mucha facilidad para la matemática y para la gente.

La matemática es algo super complejo. Y para mí siempre fue algo super fácil. Y entonces me pasaba mucho. No sé rindiendo a pruebas o cuando era estudiante mismo, me pasa hoy ayudando a mis hijos cuando tienen que rendir en el colegio que a mí la matemática me resulta fácil.

Magali Bejar: Sí, pero que sea fácil para vos.

No quiere decir que sea algo simple. Bueno,

Santiago Bilinkis: no, de acuerdo. Pero te quiero decir, uno tiene facilidad para ciertas cosas. Hay cosas que te salen con más naturalidad, [00:14:00] cosas que te cuestan más y en general yo tuve durante muchos años un blog que todavía está, pero ya no lo escribo regularmente. Pero si tengo más de 400 artículos sobre emprendimientos escritos que no son perecederos.

Así que si alguien le interesa conocer más sobre mis aprendizaje de emprendimiento, puede leer alguno de esos 400 artículos escritos. Para mí, siempre hubo una labor muy, muy fuerte. O sea, no, no es algo que me sale tan, tan fácil. Lo mismo. Los libros que escribí. Para mí escribir un libro me tomó un año de laburo muy intenso y de altísima dedicación.

No puedo, por ejemplo, así como soy tan multi tasque. Cuando escrib un libro, tengo que parar todo. No puedo hacerlo en paralelo con otras cosas. De nuevo, qué? Qué es fácil o que es difícil? Depende mucho de cada uno. El slogan de mi blog era tratando de vivir la vida fuera de la zona de confort. Y tiene que ver con esta cosa de que yo tengo facilidad para algunas cosas, pero en general, trato de enfrentarme a las que no.

O sea, me resulta más interesante y más estimulante hacer lo que me cuesta que hacer, lo que me sale fácil

Magali Bejar: en esas [00:15:00] 20 horas de preparación de la columna, ¿qué cosas pasan? ¿Cómo te preparas?

Santiago Bilinkis: Mira, yo tengo una, una placita donde tengo un listado de temas que cada vez que se me ocurre algún nuevo tema, lo voy agregando.

Soy muy ned ¿no? Entonces, a cada tema le pongo un puntaje de cuán fácil o difícil me resulta entrarle a ese tema a priori no fácil. Creo que va a ser entretenido. Creo que puede llegar a ser nerd. Porque a mí me gustan mucho las cosas nerds, pero soy consciente de que al taxista o al oyente no tanto.

Entonces trato de no irme de mambo con la latitud. Y por último, cuán relevante es para la vida. Y le pongo un puntaje y hago como una especie de promedio ponderado para tener un orden, pero no tampoco es que voy siempre directo al modelo de arriba de la lista, pero es una manera de tener un listado grande de temas que me interesan trabajar y también hacerlo así.

Lo que me permites que cada vez que encuentro material para algún tema, que no estoy trabajando en ese momento, pero que lo tengo en el radar, me pongo en la misma plana a la derecha, me voy pegando links [00:16:00] al material que encuentro. Entonces, cuando final, decido, bueno que hay este mes, voy a trabajar tal tema.

Ya tengo un montón de links de cosas que fui encontrando y empiezo por leer lo que en algún momento me pareció que cuando investigue esto, va a ser interesante que lea muchas veces se acumuló bastante material ya con eso por ahí encuentro la historia, pero casi siempre igual hay algo de de investigación más, eh?

Extra, no. Y en eso ambiente usó mucho Google. Y más que nada, Google news no, no me interesan tanto en las páginas web como ver qué se publica o qué se publicó recientemente sobre el tema que estoy trabajando también. Porque esto de que yo, como tengo la planilla, tiene 50 temas. Y por ahí agarró un tema que fui acumulando material, pero el material está ahí desde hace dos años, o sea, algunos temas pasan bastante tiempo hasta que les toca.

Entonces me aseguro de estar, eh, eh, actualizado en todo lo más nuevo que haya pasado alrededor del tema que voy a trabajar. Leo, leo, leo, leo y copio, pego, escribo, se me va acopio medio Bri, ing de de las cosas que voy encontrando interés. [00:17:00] También hago un lauro se yo lo armó esto en un power, pero siempre que tomo algún dato en concreto, me pego en las en las notas del del power point, la fuente por las dudas ¿no?

O sea, de nuevo, trato de ser riguroso. Si después hay algo que medio che esto que dijiste en una pagada, tengo que poder más o menos fácil encontrar de dónde lo saqué y finalmente chequearlo. Y si mira si lo que es yo lo dijo fulano en el new York times, trato de mantener un buen archivo de dónde voy encontrando el material por las dudas.

Si voy a tomar algo muy específico, cito, digo al aire, pues a la gente no le importa tanto la fuente. Sí, para mí es importante tenerlas a verla. Y entonces voy documentando también todo eso hasta que tengo un guión. Y una de las cosas que descubrí porque el año pasado hice el experimento de grabar, o sea, yo tengo un podcast, mi post recopila todas las columnas de radio que yo subo.

Pero el año pasado, visto el experimento de grabar un par a doc en [00:18:00] vez de ir a la radio y subir, y fui a la radio otra vez, o sea, salí en vivo, pero después me puse como frente a un micrófono y hablé solo. Bueno, y una de las cosas que me encontré es que al mismo tiempo digo casi el doble, o sea, durante mucho tiempo, dudado se tiene sentido.

Claro, la radio tiene una audiencia por lo menos, muchísimo más grande que mi podcast, no mucho más grande. Entonces tiene un alcance enorme. El pot, si crece más de nicho, es más la gente a la que le interesa específicamente lo que lo que hago yo, pero mi duda era le mantengo las dos cosas o las desdobló hago radio y después con el mismo guión, pero grabo y es algo que todavía me da vueltas en la cabeza.

Porque yo en la radio, tengo un tiempo máximo. La duración máxima, mi columna media hora, que media hora me equivale a 15, 18 minutos de lo que yo podría decir hablando solo. Entonces, si yo grabo un post de media hora, puedo decir 60 más contenido. Y bueno, siempre tengo esa duda de si, si es doblar las [00:19:00] dos cosas o si mantener esto de llevar la radio a spota.

Kay también me ronda hace mucho la idea de hacer videos en tu como un medio alternativo de transmitir todas estas cosas. Sea vos, tenés tu en spota pay spota pay es una muy buena plataforma de difusión, pero tiene poco discovery. O sea, es muy difícil que alguien que que no te conoce para nada llegue a tu contenido porque stoy no tiene un motor de recomendaciones demasiado fuerte, digamos este, pero sabes que

Magali Bejar: Ahora está mejorando.

Salió una nueva autorización que en cada show ahora ves al costado. Otros shows recomendados, pero vienen

Santiago Bilinkis: mucho más, mucho más lento. Mi experiencia es que cuando yo subí algún video que al algoritmo se entusiasma, lo ve muchísima gente, pero sobre todo, lo ve gente que no me conoce. Si no estás pescando siempre en la misma pecera, ¿no?

O sea, hablándole siempre a los mismos, tú de repente te corre completamente las fronteras. Porque digo, el algoritmo se entusiasmó con vos. El auto play se lo manda un montón de gente que no te [00:20:00] está eligiendo, te está eligiendo, pero que si el material es bueno, la gente se entusiasma. Me gusta esa idea de, digamos, por ejemplo, mi audiencia está muy concentrada en Argentina.

Si ves las estadísticas de esto, el 90% de mis oyentes son de Argentina. Y mi contenido no es específico de la Argentina. O sea, nada podría ser escuchado en muchos otros lugares. Simplemente es difícil que a través de Spotify, gente de otros lugares, descubra mi contenido y bueno, en tú no pasa eso. Si vos mirás mis vídeos de tienen una dispersión geográfica mucho más grandes, siempre me da vueltas cómo potenciar más mi comunicación y probablemente sea una pata de eso en algún momento, ahora

Magali Bejar: quiere ir a la parte de off mi primera pregunta de esos 15 años es cuál fue para vos el mayor aprendizaje de adaptar un modelo de negocios que ya existía fuera, pero para una realidad latinoamericana que es muy distinta a otros países?

Santiago Bilinkis: 

La primera cosa para decir es que yo empecé siendo muy jovencito, o sea, yo tenía 25 años, me había recibido a los veintitrés, tenía dos años de experiencia laboral en una multi, [00:21:00] siendo este analista financiero haciendo Excel el día. Nunca había tenido un solo empleado a mi cargo y me propuse un proyecto monstruoso, ¿no?

O sea, junto con un amigo, decidimos crear esta compañía que empezó el día cero con 20 empleados. O sea, no, no era el modelo lind star. No empezamos con un prototipo y vamos probando. Y qué se yo para arrancar o OFFICENET? Necesitábamos más de 1,000,000 de dólares de inversión. 20 personas el día cero entrenadas, un depósito de metros cuadrados, casi medio millón de dólares en mercadería de una r, un sistema de gestión ultra bustos.

Tal vez no sé si hoy hubiera habido una manera de prototipo, lo no, pero en esa época, si hacían las cosas así para enterarte, si el proyecto funcionaba, no hacías un prototipo armabas todo el circo. Y entonces yo me encontré de cero experiencia siendo excelso del día en un escrito. Ah, de repente tener 20 personas a cargo y a los pocos meses, 100 personas a cargo desde cero clientes a miles de clientes y de cero proveedores a cientos de proveedores y escenas de miles de productos, o [00:22:00] sea, una complejidad logística comercial espectacular o sea desbordante, pero pero a la vez maravillosa, porque fue él un desafío colosal no dos.

Vives de 25 años tratando de domar un potro salvaje. Pues lo que nos pasó es que con el proyecto, la empresa empezó a crecer a una velocidad descomunal, o sea, duplicamos la venta todos los meses. Y eso que en un sentido fantástico de no es cómo domar un potro salvaje, o sea él el riesgo más grande que teníamos yo me acuerdo que lo que me venía en la cabeza es estar rompiendo la barrera del sonido en una avioneta, o sea, no, no en un boeing 787 no sino ir en un cessna volando a la velocidad de este, rompiendo la barrera del sonido, el avión que temblaba así, sintiendo que en cualquier momento se nos desprendían todas las piezas, pero a la vez fue una experiencia fantástica.

Donde cometimos un montón de errores, pero nunca cometimos el mismo error dos veces y donde lo que todo el tiempo teníamos en la cabeza por haber pasado dos añitos de multi es qué haría una multinacional en nuestra situación. Entonces, hay [00:23:00] una cosa muy Argentina que es atarla con alambre. No encontrar la solución, el parche o salir del paso, y no nosotros todo el tiempo estábamos pensando, cómo construimos una compañía escalable con esta pregunta?

No que haría una múltiple. Una multi no haría una? No, no, no pondría un parche. Entonces, desde la elección de la gente, por ejemplo, cuando toma, contratamos estos primeros 20 empleados que todavía no teníamos nada. Pusimos un aviso en el diario, estos avisos agrupados, los que son muy destacados. Que decía empresa multinacional radicándose en la Argentina busca y todos los puestos que buscábamos, citamos a la gente en alquilamos una sala en un hotel céntrico.

Citamos a los candidatos que más nos habían gustado en un hotel. Les tomamos un tests como nos había tomado Procter cuando yo entré, o sea, el tipo de test que tenía una multi, elegimos 20 personas increíbles y obviamente después no les podíamos mentir. Cuando llegó un monto de hacer la oferta, dije bueno, miren, no, no somos una multi, somos Santi, Andi, pero queremos ser esto.

Tenemos inversores y nos gustaría que se sumen y nadie nos rechazó la oferta ni [00:24:00] una hicimos eso porque si no hubiéramos atraído gente que se postulaba para trabajar en una multinacional, nunca hubiéramos tenido el nivel de talento de misión. Que una multinacional tiene. Y entonces trajimos todo un equipo de gente increíble, pero que a la vez el proyecto le quedaba un poco chico, no habían venido para otra cosa.

Habían venido para convertir eso en la multi en la que aspiraban a trabajar. Y bueno, y pasó a los tres años, veo multi por lo menos dos países, pero nos expandimos a Brasil. Brasil se hizo mucho más grande que Argentina, naturalmente por tamaño relativo a los mercados. Y llegamos a una compañía con más de 1000 empleados y una facturación muy importante.

Todo eso nació de estos dos pibes, tratando de resolver de volar una avioneta a más velocidad de lo que la avioneta podía volar. 

Magali Bejar: Y en cuanto a Latinoamérica, qué desafíos encontraran? 

Santiago Bilinkis: No te contesté en realidad la pregunta que era la adaptación de modelos de negocio no sea en realidad, sí. Cuando uno quiere copiar algo que en el caso nuestro tomamos como modelo, algunas compañías que existían en estados unidos, la principal state, que es la que al final nos terminó [00:25:00] comprando sapos no te muestra como trabaja, o sea vos, podéis viajar a estados unidos y ir a una tienda de state y mirar.

Y la verdad es que lo que vos ves no te dice nada. O sea, no hay posibilidad de hacer ingeniería reversa, ¿no? O sea, ¿porque no te dejan desarmar los mirar qué hay detrás, vos ves el front? Entonces la verdad es que tuvimos que inventar todo. O sea, si bien estábamos copiando un modelo de negocio, cómo se hace eso?

Fue todo un invento nuestro, yo tengo como yo, no estudió ingeniería, pero tengo una cabeza muy ingeniería. Entonces toda la parte logística y todo, si bien no tenía ninguna experiencia ni manejando un depósito ni dirigiendo una flota de distribución y de qué se fue inventando las cosas que me parecía que tenían sentido.

Y cuando finalmente llegó el momento donde Staples estaba evaluando, comprarnos y vinieron a conocer nuestra operación, yo tenía como una, una duda enorme de qué sensación iban a tener o se iban a decir hugo, qué porquería, lo que hicieron estos pies o mirada que bien o digo, y uno de los momentos más lindos fue que mandaron un montón de gente del equipo de status para conocer nuestras operaciones.[00:26:00]

Y los tipos tomaban nota de cosas que nosotros hacíamos que le parecían ideas brillantes y que esta no hacía. Y me di cuenta que en muchas cosas habíamos sofisticado incluso más nuestras operaciones de lo que lo hacían ellos. Ejemplo, por ejemplo, todavía no existía la inteligencia artificial y tratamos hablando fines de la década del 90 comienzos de la década del habíamos sofisticado muchísimo.

Todo lo que eran motores de recomendación para los clientes son cosas que que todavía no eran nada comunes y que los teníamos hechas mejores que ellos. Pero quizá la anécdota más divertida donde no soOfficenetticamos más que el gran problema que nosotros teníamos que hacíamos todo en blanco en un país donde hay mucha economía informal.

O sea, no vendíamos absolutamente nada sin facturar. No teníamos ningún empleado en negro. No compramos facturas para bajar el impuesto a las ganancias. Nuestro costo impositivo era muy alto y a la vez digo queríamos tener un servicio de altísima calidad y eso es caro. Entonces, la verdad que no podíamos ser el precio más barato.

Competíamos contra. Otras empresas que eran mucho más informales, tenían peor calidad, pero venían más barato. Y siempre nuestro [00:27:00] dilema era cómo le comunicamos al cliente? Por qué vale la pena pagar un poco más por la buena calidad de servicio? Y al cliente no le importa pagar, los impuestos no si son más caros, problema tuyo.

Entonces siempre vivíamos con esta dualidad de cómo, cómo hacemos para comunicar por qué vale la pena comprar el nois neta. Aunque pagues un poquito más states todo el tiempo, se posicionaba como el precio más barato del mercado. O sea, vos veías cualquier oficio, sea el precio más bajo garantizamos el precio si no te devolvemos la diferencia.

Y yo sabía que Staples más allá que en Estados Unidos, nadie evade impuestos. También tenía un servicio muy alto y una estructura de management muy caro. O sea, no entendía cómo podían tener precios bajos siendo la compañía que eran cuando finales nos compraron una de las primeras cosas que hice fue viajar a ham cerca de Boston, donde estaba la central depe.

Y juntarme con la persona de pricing. Y entonces agarro, le digo, escúchame, cómo puede ser que si ustedes tienen semejante estructuras, ya sabía cuáles eran sus márgenes, su margen bruto y cómo puede ser que comuniquen tanto que son baratos teniendo la estructura que tienen. Y esta mujer me mira con cara de que acabo de [00:28:00] preguntar una pavada mayúscula como medio desconcertada por mi pregunta y me dice, pero no entiendo si yo no digo que soy barato, ¿cómo hago para ser caro?

Y me dio vuelta todo. O sea, en realidad la clave para poder ser caro era decir que era barato. O sea, yo siempre había pensado y en eso soy un mal marketing dinero, no, pero siempre marketing con la verdad. Y ok, pongo la verdad de la manera más linda posible, pero no le puedo decir que sea barato. Si soy caro y ella me miro no que obvio, si querés ser caro, tenés que decir que son baratos y no, no podes ser.

Y para mí fue un aprendizaje gigante. Está

Magali Bejar: bueno escuchar algo interesante en una de las entrevistas que te habían hecho donde cuentan que ante la crisis, Argentina el los encontró ustedes preparados meses antes para poder afrontar esto. Cómo hicieron

Santiago Bilinkis: eso? La verdad es que toda mi trayectoria profesional se dio en la década del, o sea mi, mi inserción profesional.

Yo me recibí en el 93 y empecé a trabajar en Procter hasta el 95 y arrancamos con Officenet en el 90 y. Todo en un contexto de total estabilidad porque esa década fue [00:29:00] la década en que la Argentina estaba la convertibilidad a un placer, un dólar y fue, creo que el único momento tiempo largo en la Argentina, donde no había inflación, no hubo ninguna crisis importante.

Entonces, la verdad que yo había vivido la hiperinflación, pero en el secundario, cuando fue la hiperinflación del 89 y no tenía experiencia laboral en un contexto de altísima inestabilidad, digo, la crisis fue una crisis anunciada ya en marzo del se empezaba a hablar todo el tiempo del riesgo país y de la la insociabilidad de la convertibilidad.

Entonces empecé a ver que se podía armar un un flor de lío. Y en ese momento, yo tenía muchas personas en mi equipo mayores que yo, que habían vivido en los 80, los 70 que tenían experiencia en situaciones de la estabilidad. Y yo medio que nadie me lo decía, pero yo sentía como que los más grandes y amor ahora los pibes se van a tener que correr.

Si yo tenía en ese momento 29 que se corran los pibes y venimos los que sabemos los que tenemos canas, los que ya conocemos cómo manejar. Situaciones de inestabilidad y yo estaba determinada aun cuando el contexto cambie, yo quiero seguir [00:30:00] preparado y capacitado para manejar mi compañía. Pero bueno, en un contexto muy distinto que yo no conocía, entonces armamos un plan que le llamamos plan pi en economía.

La inflación se simboliza con la letra pi, pero también pedí era plan inflación, y empecé a reunirme con gente mayor que conocía como manejar negocios en estabilidad. y fuimos hablando una especie de manual en caso de emergencia, rompa el vidrio. Viste donde ya teníamos buena parte de las situaciones más complejas que podían aparecer pensadas, porque sobre todo cuando de repente te enfrentas a una media crisis como fue esa de fines del hay que tomar muchas decisiones y tomar decisiones en calientes muy difícil, o sea, muchas veces esas decisiones implican, por ejemplo, desvincular gente, posponer pagos, cosas que no son lindas de hacer y tomarlas en caliente es imposible.

Con lo cual, digamos, habíamos pensado bueno, si pasa, hacemos b y pasase. Hacemos de teníamos como un montón de escenarios planeados y como debiéramos responder a cada uno y la verdad que cuando llegó el momento, [00:31:00] teníamos las cosas muy pensadas. Tomar las decisiones aun cuando ya no sean en caliente y hayan sido muy meditadas, también es muy difícil igual, solo que descubrís que manejaron una crisis.

Es desgarrador, pero bueno, es mucho más posible si por lo menos con la cabeza fría fuiste después, tenés que animarte a mantener lo que pensaste en frío que había que hacer en esa situación cuando estás en caliente. Pero para net fue un bol enorme porque hasta ese momento lo hacíamos era contratar, contratar, contratar, contratar, contratar y de repente nos jugábamos la sobre vida de la compañía y si no éramos.

Se nos iba todo al entonces también en ese caso, por ejemplo, desvincular a algunas personas eran la clave para que la compañía sobreviviera y mantener el empleo de todos los otros, ¿no? O sea, cambiaron las reglas al juego tan violentas que era de cómo expandirnos más y más a cómo sobrevivir. Encontré

Magali Bejar: en internet un video tuyo de cuando fuiste chef y fue tu despedida de status en uno de tus últimos días.

Ese fue el último, fue el último. [00:32:00] Quiero saber cómo fue para vos como dejar finalmente el office net que ya en ese momento era Staples.

Santiago Bilinkis: Bueno, esto último que dijiste es muy importante, ¿no? O sea, muchas veces ya hace la analogía con los emprendedores de que un emprendimiento es como un hijo, ¿no? Y en esa analogía, pues para uno nunca vendería un hijo, cómo vendes una compañía que fundaste y en realidad a mí lo que me gusta de esa analogía es que uno tiene a sus hijos.

Pero no para que vivan con vos toda la vida. O sea, hay algo que en algún momento querés que tus hijos formen su propia familia tengan a su vez sus propios hijos y o OFFICENET era una persona casada. No se había casado con Staples. Era una hija que se casó. Yo me quedé cinco años después de que Staples compró.

Fue una experiencia súper interesante. Digo, siquiera había pasado dos años en una multi muy al principio de mi carrera, siendo un pichi. Ahora acá era vicepresidente. O sea presidente de una región entera, me tocó presentarle a los analistas de Walter representando a la región que se hizo un montón de cosas que por ser emprendedor nunca había vivido y que protege si nunca iba a vivir, sino me pasaba ese pequeño periodo [00:33:00] corporativo.

Entonces me quedé cinco años, pero esos cinco años ya te diría que los últimos. Yo sentía que ya mi hija necesitaba estar con su marido y no con su papá presente, ¿no? O sea que había algo del crecimiento de la compañía que ya había ido más allá de mí y que y que era mi momento de correrme. Y también, de nuevo, yo tenía el objetivo.

Volvamos al principio, no quería comprar mi tiempo y nunca iba a comprar mi tiempo con las responsabilidades que yo tenía en one. Entonces, parte de ser leal al plan que yo mismo me había trazado era, era ser esa transición en ese momento y empezar a vivir esta nueva vida que llevo los últimos 12 años mucho más dispersa, mucho más diversificada, pero mucho más libre.

Magali Bejar: Vos tenéis mucha experiencia levantando capital. ¿Qué conclusión tienes de hacerlo desde latinoamérica?.

Santiago Bilinkis: A ver levantar capital. Como todo es una cosa que se aprende y no es fácil, pero tampoco tan difícil. Hay que saber cómo y emprender nos enseña en la universidad. A pesar de que hay materias de emprendimiento.

Emprender es una [00:34:00] praxis, no, no es un no, es una teoría. Y en general, los aprendizajes de la universidad son muy teóricos y no tienen que ver con la realidad de lo que pasa, ¿no? Entonces, la manera de aprender a levantar capitales, a hablar con gente que levantó capital, sobre todo porque va cambiando un poco los usos y costumbres de cada momento.

Y lo peor que te puede pasar frente a un inversor es que se note que no te hacen sintonía con cómo se hace. Entonces fui hablando con otras personas que por primera vez fui autodidacta, no porque el primer capital para net lo levantamos a pinchazos golpeando 1000 puertas de gente que creíamos que podía querer apostar a nuestro proyecto.

Y tuvimos la suerte enorme de convencer a cuatro inversores de que nos apoyaran siendo dos chicos muy jóvenes y sin experiencia. Pero después, cuando fui levantando cada vez montos de capital más importantes y en de inversores más soOfficenetticados en silicon valley, hay eso se aprende en América latina, el problema que tenés que América latina, especialmente Argentina, pero pero el resto de la región un poco también es muy cíclica.

Y entonces tiene épocas de de o sea, vos, si vos te fijáis en me acuerdo. La revista Time [00:35:00] había sacado una en la etapa el Cristo redentor del río despegando como un cohete. Y la tapa era Brasil, take off Brasil despega. Y dos años después, estaba todo el tema de Vilma presidente temporario temer y había ido todo el diablo de nuevo y sin los extremos de Argentina.

Pero si miras el resto de América latina, suele tener ser una región muy cíclica y eso es muy malo para la búsqueda de capital, o sea yo cada vez más. O sea, si miras mi primera compañía nació en Argentina y tres años después la expandimos a Brasil. Si miras mi segunda compra una compañía de unos años después, nació simultáneamente en Argentina y en Brasil.

Si miras una de mis últimas compañías nació en Brasil y nunca vino a la Argentina. Y si mirás mis cosas más recientes son globales. Ya no miro cosas que sean específicamente regionales. Sí, muchas veces con fundadores latinoamericanos, las empresas pueden estar basadas en Latinoamérica, pero el mercado tiene que ser global.

[00:36:00] Digamos no podes estar atado a los vaivenes macroeconómicos y del humor político de la región, porque para mí se vuelve muy frustrante. Tenés momentos donde por más que la compañía le esté yendo super bien. No conseguís inversores en ningún lado o la compañera estaba súper yendo súper bien, pero tenés un cambio de reglas de juego económicas que te deja muy mal parado o te cambia los impuestos.

Y esto en otras partes del mundo pasa. No te digo que no pasa, pero pasa menos.

Magali Bejar: Cómo fue tu camino desde que llegaste hasta singularity university de caes acá ya pasaron muchos de los alumnos del GSP. Cada vez que pasa, alguno viene y cuenta cómo su experiencia desde de distintas industrias

Santiago Bilinkis:.

Mira, yo fui el primero en ir Era una prueba 40 personas no había ningún argentino en febrero del yo estaba en la playa de vacaciones y veo en en Twitter una persona que pone vean que espectacular este curso que se dicta en la NASA y a mí siempre me fascinó todo lo que tiene que ver con el espacio, o sea, lo que me llamó la atención fue la palabra NASA dijo curso en la na a ver, entremos a [00:37:00] mirar.

Entré a mirar me encontré con en el GSP lo que iba a hacer el GSP del me pareció espectacular y como estaba de vacaciones, me mandó cuando me quiero acordar algo me mando un mail a mí mismo porque mi inbox es como mi lista dependiente. Yo me mandé un mail y dije cuando vuelvo de vacaciones, lo miro.

Llegó en marzo, me encuentro con el mail, entro a mirar y me encantó. O sea, dije estaba en la fase final de dejar net ese video que vos decías con el gorro de cocinero. Era mayo, o sea, yo ya sabía que me iba tres meses después. Esto era un curso en la NASA un mes después de que yo me fuera con un solo problema, tomaba tres meses y yo ya estaba casado y tenía tres hijos.

Y chicos chiquitos, osea, irme de mi casa tres meses era muy difícil. Y entonces escribió una nota en el block que todavía está. Miren que espectacular este curso que encontré y empecé a contar lo que era y dije la verdad, ojalá algún día lo pueda hacer, pero asumiendo que no iba a podar porque no daba para irme tres meses de mi casa a dejarla a mi esposa [00:38:00] sola con los chicos.

Pero a medida que iba escribiendo, iba hirviendo por dentro diciendo yo tengo que hacer esto. Y como yo ya sabía que elegían 80 personas entre 4,000 candidatos de todo el mundo, dije no voy a entrar ni a palos. Entonces. Me anoté. Ni le dije a mi esposa, me anoté diciendo no me van a aceptar. Y el día que me llegó la carta de aceptación, el mensaje de aceptación, dije y ahora qué hago o qué le digo a mi esposa?

Fui, dije mi amor, tengo buenas y malas noticias. Y ella me ha apoyado a full porque yo nunca, o sea algo que a mí me quedó pendiente en mi vida. Es que yo estudié la carrera agrado de economía. Trabajé dos años en pro y difunde OFFICENET y después tuve 15 años. O sea, me hubiera encantado como parte de mi plan de vida ir a estudiar.

No sé de alguna de las grandes universidades, Stanford, Mit y Harvard, que no sé si me hubieran aceptado. Pero aunque sé intentarlo y nunca lo pude intentar. Ya nunca, nunca estudié de afuera. Entonces sí, s pi, para mí era NASA, todo el contenido de tecnología más zarpado que se te ocurra y la oportunidad de vivir afuera a un tiempo en una universidad, haciendo conociendo [00:39:00] gente de todo el mundo.

O sea, era perfecto y bueno, mi esposa me re banco y me fui. Y al final hubo otro argentino más. Fuimos dos a los primeros argentinos que el otro era miman, que ahí fue que tuvo la idea de sotelo que estudiamos juntos en GSP. Y yo estaba con Emi cuando se le ocurrió la idea de Satellogic que vi todo el proceso de nacimiento de lo que es quizá una de las compañías más espectaculares que salieron de América latina.

Así que fue muy lindo. Fue muy lindo la experiencia de GP. Fue muy lindo para mis compañeros de clase. Fue increíble para los profesores. Fue muy lindo compartirlo con emi y de hecho, singular me provocó una sensación que yo creo que no sé si la mayoría de la gente alguna vez la experimentó que es inverosimilitud de mi propio pasado.

Después de que volví, me agarraban ratos que no podía creer lo que viví. O sea, me parecía imposible. Es como que pellizcar. Estuve posta, estuve ahí porque después volver acá y era el mismo de siempre en Argentina y haber estado con esos profesores con esos compañeros en ese lugar. Es como que sentí que me habían secuestrado extraterrestres.

Me llevaron [00:40:00] por un rato a otro planeta y después te sueltan la calle para ver de verdad otro planeta. Bueno, fue un poco así. Para mí fue la mejor experiencia de mi

Magali Bejar: vida, como hicieron con tu familia, para que vos te pueda decir

Santiago Bilinkis: tres meses y un esfuerzo descomunal de mi esposa. No porque, o sea, en ese momento había, pero mi hijo mayor tenía 11, otro tenía siete y mi hija más chiquita tenía tres.

De hecho, cumplió tres mientras yo estaba ahí muy chiquitos, eh? Y de hecho te cuento una anécdota. O sea, yo nunca me había separado un tiempo largo de ellos y tenía que escribir mi primer libro. Pasaje al futuro en la introducción cuento esta historia, no que es. Cuando llega el día de irme a singular ti.

Yo estaba 1000 pensando que estaba haciendo equipaje para irme tres meses muy nervioso. ¿Con qué me iba a encontrar super acelerado histérico? Y los chicos me hablaban y yo para qué tengo que hacer 1000 cosas armando todo. Me tengo que ir. Y cuando fui antes, llegamos a CEA y llega el momento donde yo tengo que pasar seguridad para separarme.

Me agarró un ataque de llanto. Empecé a llorar. [00:41:00] En el momento de la despedida y bueno, en el momento tuve que separarme y entrar. Y entonces estaba parado en la fila de seguridad llorando y pensé lo que daría en este momento porque me digan que el vuelo está cancelado y que porque yo estaba viajando para llegar un sábado y las clases empezaban el lunes, sea yo estaba llegando con un día de margen por las dudas.

Entonces pensé que genial sería que me digan que el vuelo se canceló y salgo mañana y tener todo un día para compartirlo con ellos y despedirme bien y hacer cosas con los chicos y con mi esposa. Y después me di cuenta que había tenido ese día y que ese día había sido ese día. Y en vez de estar dedicado a ellos y conectado con la despedida, había estado histérico, preocupado, resolviendo cosas prácticas.

Y por mí fui una lección fuertísima de eso muchas veces solo valorará las cosas que tenés cuando las perdés. Y esto, si bien no era perderlos para siempre, era una separación dura. Y me di cuenta lo importante que mi familia era para mí, lo tonto que había sido de no destinarles el tiempo y estar con mis hijos.

Los últimos días, en vez de estar pensando que pongo en la valija. y fue una lección que quedó mucho [00:42:00] conmigo para siempre que volvió a revivirse muy fuerte en la cuarentena estricta porque en la cuarentena estricta tuvimos unas semanas donde no salíamos de casa y convivimos los cinco de una manera que nunca o se apoyó.

Iba, si bien en general con mis hijos, cenamos almorzar todos los medios, cenar todas las noches, repartirnos todas las tareas del hogar. Los chicos iban al colegio, tomaban las clases de casa. Entonces fue una experiencia de convivencia espectacular ya con chicos grandes. Ahora ya no son tan chiquitos, pero fue otra vez, fue darme cuenta que en realidad todo lo más importante de mi vida está dentro de mi casa y que está casi que podría no salir, que lo más importante de mi vida, eh, lo tengo conmigo.

Qué buena lección.

Magali Bejar: Cómo termina que tu paso por singularity pasa a hacer un libro?

Santiago Bilinkis: a ver, te vuelves de singularity. Con la cabeza partida en 72 pedazos, o sea, volví con la cabeza partida, o sea, sintiendo de verdad esta metáfora de que me llevaron a otro planeta, es decir, en ese momento para que tengas perspectiva.

En ese momento, nadie hablaba de inteligencia artificial de biología [00:43:00] sintética de medicina personalizada. ¿De qué soy yo? Todas las cosas que ahora son, no te digo que son, pues se habla mucho. Tiene mucha presencia en la vida de la gente en ese momento. Nadie hablaba de eso. Entonces yo escuché hablar de todas cosas que eran increíbles y de las que nadie hablaba.

Y volví a la Argentina y no tenía interlocutores en mí. Se quedó en silicon valley, empezando sotelo y después y loche no tenía con quien hablar y era medio desesperante, pero a la vez sentía tengo que contar esto que yo viví. Entonces empecé armar una charla que se llamó el futuro del futuro que durante muchos años la di.

De hecho, hay una versión. En el año, el recién vuelto de Singularity University Donde lo que hice fue, fue mi primera gran comunicación. Yo nací como comunicador por el desafío de contarle a la gente lo que había vivido en singular. Y lo conté con esta conferencia. El futuro. El futuro causó mucho impacto. Me empezaron a hacer notas de diarios.

Empezó, me invitaron por primera vez a la radio, se armó una bola de nieve a partir de esa necesidad mía de contar lo que había [00:44:00] vivido. Y finalmente, en un momento, me buscan de ra nom house. La editorial más importante viene a una de las editoras de Santiago o no te gustaría hacer un libro? Nos gustaría que hagas un libro sobre emprendimiento, sobre todo lo que aprendiste haciendo OFFICENET.

Y yo le dije ahora sí, ahora que lo decís, me gustaría hacer un libro, pero no el que vos decís no me interesa escribir de emprendimiento. Quiero contar lo que viví en singular. Y eso fue pasaje al futuro, que fue mi primer libro que justo arranca contando cómo entré, Singularity University  cómo me entere y todo lo increíble que fue.

Y después, bueno, entro mucho en el contenido de lo que yo había aprendido allá. 

Magali Bejar: ¿Qué fue para vos? El mayor desafío de escribir ese primer libro?

Santiago Bilinkis: Bueno, yo nunca había escrito un libro. Y esto que te dije antes de que para mí escribir es una tarea que que no la puedo multitasker que requiere paralizar los otros frentes de mi vida.

Lo aprendí pegándome el porrazo de mi primer libro porque la primera vez no sabía cómo era escribir. Me deja en un estado mental muy particular. Básicamente me deja tar. [00:45:00] La palabra tarado no es un insulto, también se usa como insulto. Pero tarado quiere decir que tenés una. Tara quiere decir que estás trabado en algo.

Cuando escribo, me cuesta mucho entrar. Me cuesta mucho rato conectar con lo que tengo que hacer y por esto, 45 minutos mirando la pantalla y no produzco nada. Y cuando empiezo, no puedo parar. Y cuando tengo que parar, porque la hora de cenar o porque no sé a la noche, tengo una reunión, no puedo salir, estoy tarado.

O sea, lo único que puedo pensar es en lo que estuve trabajando. Me cuesta tremendamente hablar de otra cosa. Entonces es una sensación bastante perturbadora. Me desconecto mucho del mundo. Y entonces el primer libro fue tortuoso, describir, o sea, a la vez para escribir to yo no tengo ghost Writer. No, no tengo, eh, asistentes de investigación, investigo todo.

Yo escribo tolo me importa muchísimo que la escritura sea muy fluida. La metáfora en mi cabeza con mis libros es que mis libros tienen que ser libros Gatorade. Viste que si vos te tenés que tomar un vaso grande de agua te cuesta un. Pero el ga [00:46:00] y te lo toma y no te das cuenta como ya te tomaste medio litro.

y es como fácil, muy fácil de tomar. Bueno, yo siento eso, que mis libros tiene que salir como lo agarras. Es uf, no trescientas páginas. Y uf, ya voy por la 100. Ya voy por ya se acabó. Cómo ya se acabó. No puedo, nunca le y me pasa mucho gente que me dice mira, leí tu libro. Nunca había leído un libro tan rápido.

Se me terminó antes de que me diera cuenta y son libros largos y bueno, lograr eso es una labor enorme de escritura y reescritura y corrección. Y también, por ejemplo, en pasaje al futuro, había mucha data de temas que yo había aprendido en singular y pero de los cuales yo no soy. Por ejemplo, no sé neurociencia ni biotecnología.

Entonces, por ejemplo, me darme un súper equipo de asesores para que me chequearon lo que había escrito y no me dejaran decir nada inexacto. Entonces también, por ejemplo, le di cada capítulo a dos especialistas de cada uno de los temas para asegurarme de que de que estuviera rigurosamente muy sólido. Te fue un labor enorme con el segundo libro.

Eso ya había aprendido cómo tengo que [00:47:00] escribir. Y de hecho me tomé seis meses de sabático. Me encerré en mi casa de fin de semana de diciembre a fin de abril, y escribí sin parar sin parar todos los días. Me levantaba de nueve a siete de la tarde sin hacer otra cosa que escribir. Y como ya estaba preparado para estar tarado, y qué sé?

Yo me me fue mucho más llevadero sabiendo que para mí escribir requiere eso. Esas condiciones muy particulares porque no seguiste escribiendo un blog porque los block se murieron, o sea, porque el formato se agotó. Mi blog era un blog tremendamente activo, pero tremendamente activo. No sólo muy visitado, sino que el promedio eran 50 comentarios por post.

Era raro, no había agresiones. O sea, yo escribía, escribo de cosas, no soy bueno, no, a veces escribía cosas bastante polémicas en esa época. Ahora ya no. Pero en esa época me animaba más y había un respeto y un intercambio y un nivel de conversación era un lugar para mí increíble. Y murió de muerte natural.

Se murió de que el block [00:48:00] dejó de ser un formato em. Y entonces, naturalmente fue pasando que a pesar de que yo seguía escribiendo, entraba, menos gente se hacía menos. Fui sintiendo que se agotaba, pero a la vez, como hay una tonelada de material super útil y el libro sobre emprendimiento, nunca lo hice, está allí.

O sea, en el fondo, en esos 400 artículos, está todo lo que aprendí de emprendimiento. Acabo de levantar capital de cómo armar un equipo. Todas las cosas que estoy aprendiendo están ahí en artículos que hoy, lamentablemente, muy poca gente ve, pero bueno, no sé, tal vez algún día en una recopilación y lo convierte en un libro.

No sé

Magali Bejar: cómo te sentiste vos este. Cambio muy grande entre el primer libro y el segundo, el primero, que era mucho más enfocado al futuro. Y el segundo que era mucho más para sobrevivir al

Santiago Bilinkis: presente los dos libros dialogan entre en vos miras las tapas. El primero es una mano sosteniendo un un borde, paz, y se llama pasaje al futuro.

Y pasaje ha de viajar. Es algo muy aspiración. Vos estás viajando por el mundo. Todos sonamos con viaje pasaje al futuro. Era sobre el [00:49:00] futuro con una mirada muy optimista y muy aspiración de llegar a ese futuro. Cuando iba a hacer el segundo libro en mi cabeza, había cambiado dos cosas. La primera es que ese optimismo inicial por singular ati había cambiado bastante preocupación por lo que yo veía que estaba pasando con el uso excesivo de pantallas con los efectos nocivos, muchas personas de las redes sociales.

Entonces ya era un libro más preocupado que entusiasta y era un libro sobre el presente, no sobre el futuro. Y entonces pensé ponerle pasaje al presente como que fuera pasaje al futuro, y después pasaje al presente. Y después decidí este otro título que la guía para sobrevivir al presente y retomó la idea de la mano sosteniendo.

Pero en vez de sostener un borde en paz, sostenía un celular donde las apps del celular. No sé si mucha gente, pero las apps del celular son los temas principales del libro. Y bueno, fue ese recorrido, no fue pasar de hablar de lo espectacular de la tecnología que sigue siendo cierto. Y yo sigo creyendo que todo lo que está en pasaje al futuro es súper relevante y que muchas las cosas espectaculares están pasando y van a pasar, pero también tenemos un [00:50:00] problema grande y quería poner ese problema arriba de la mesa.

El peor problema es el que no sabes que tenés, ¿no? Entonces, que nos demos cuenta de cómo los dispositivos digitales nos dan un montón de cosas espectaculares, pero también nos están causando un montón de problemas. Yo también, muchísimo. Mi uso de redes, por ejemplo, te decía antes que en el block me atrevía a escribir cosas polémicas y ahora no.

Y eso es un cambio importante, pero la dinámica de las redes, yo no me banco bien, el hate no me gusta. La agresión me afecta cuando me putean y yo me fui dando cuenta. Yo en Twitter, decía lo mismo que decía el block. Podía decir cosas polémicas y éramos más o menos pocos. Y nos conocíamos tal vez porque mi audiencia fue creciendo mucho.

Mis redes fueron aliándose un círculo mucho más grande que la gente que conozco de manera directa. Pero hoy cualquier cosa medianamente polémica que ponga, recibo una cantidad de agresión que no me gusta. Y entonces me fui volviendo más cauto, uso redes bastante, pero vivo mucho más desconectado. De hecho, mi celular no tiene notificaciones de ningún tipo.

Contesto whats cuando me pinta, [00:51:00] puedo tardar 48 horas de rompí esta expectativa de todo el mundo de que tenés que estar real time disponible para todos. Y trato de de con eso sí, de conducir mi tiempo con mayor control. Tengo limitación de tiempo máximo en todas las principales as más a. Y cuando se me acaba, el día del día se acabó y no lo uso más hasta el día siguiente.

Vivo mucho menos pendiente de producir contenido para las redes. Produzco contenido cuando me pinta producir contenido. Y las redes son el canal donde puedo compartirlo y amplificar, pero no es que estoy pensando u hace tres días que no suba una. Ahora creo que hace un mes que no suena. Bueno, cuando me pinte y tengan algo que quiera compartir, lo compartiré, digamos por ahí su historia, pero al fin que son cosas más especiales por ahí, no, no me pasó nada que me parezca que vale la pena compartir.

Cuáles

Magali Bejar: crees que fueron las cosas más importantes que trabajaste de vos mismo estos últimos años? 

Santiago Bilinkis: Bueno, sin duda el tema del tema del libro no sea todo el tema, efecto de las pantallas, efecto de las redes sociales, sea, es un tema que a mí también fue el tema de mi charla de que abrió la plata, que tuvo un impacto enorme en [00:52:00] mí y en la radio.

Hice un montón de capítulos sobre diferentes aspectos en las aplicaciones de citas, la epidemia de soledad, o sea, la paradoja de vivir más conectados que nunca. Hay más personas que se sienten solas, que nunca. Todo el problema que se arma a partir del mal uso de la influencia y de los influe la presión gigantesca, sobre todo sobre las mujeres en en términos de la estética y los ideales de belleza que las redes proponen que yo fui figurando desde muchos lados.

Y todo eso converge en el libro y todavía después del libro, seguiré trabajando un montón más en esos temas. Te diría que que es el tema que a mí más me convoca en este momento, por ejemplo, o especialmente quizá todo el tema del impacto en la crianza, ¿no? O sea, vos ves cada vez más chicos muy chiquitos accediendo a dispositivos.

Esto está contra de lo recomendado por las asociaciones pediátricas, pero la realidad corre por un curso muy diferente al de la teoría. Y entonces, por ejemplo, hacer cosas para madres y padres para pediatras es algo que hice un montón en los [00:53:00] últimos años. Osea, para mí es fundamental, por ejemplo, que los pediatra hablen con las madres y los padres respecto de este aspecto de la crianza que es relativamente nuevo y que muchas madres madre no saben.

Digo al final del día, lo digo en la charla de tener que la plata no, pero el chupete electrónico está reemplazando un montón de otros aspectos de la crianza. Y el principal problema es que esto es muy funcional para los adultos a cargo. O sea, cuando yo tuve mi primer hijo y no existían los celulares, si salías a comer afuera con un chiquito, era un lío, Nico no corras ningún ruido, no se puede gritar y a veces salía bien.

Y a veces nos echaban el restaurant. Y qué sé yo? Pero en esa situación de fricción, ni con no grites, no corras. Había un aprendizaje muy importante para mi hijo: restringir ciertos impulsos. Hay conductas que son adecuadas en algunos lugares y en otros no. Vos. Hoy vas a un restaurante donde hay una pareja con un chiquito.

La pareja está chalando, la más tranquila y el nene tiene una tableta a un celular. Y si viene el veneno no molesta, no está aprendiendo ni aprendiendo a aburrirse o a restringir sus impulsos. Pues hay aprendizajes muy importantes que se pierde. Cuando en [00:54:00] vez de friccionar y elaborar la crianza solucionar el problema, solucionas entre comillas con un dispositivo o cuando van el auto están aburridos, viste van a dar contemos auto rojo.

Viste ya no sabías que hacer con los pies chiquitos en el auto. Ahora le das una tableta y ahí estás, seis. Cuando van seis horas de viaje y cuando llegaste a destino, lo pides. No quieren bajar del auto porque quieren seguir con la tableta.

Magali Bejar: Es que sí, hay muchas cosas que cambiaron muy rápido y no sólo culturalmente, estamos igual, sino que biológicamente somos lo mismo que hace miles de años.

Entonces, obviamente nuestro cerebro no, o sea, no hay forma de lidiar bien con todo esto que cambió todo

Santiago Bilinkis: muy rápido. La primera parte de mi libro arranca el primer título es voz, está mal de la cabeza que obviamente es una broma y arranca diciendo, bueno, está bien, no te sientas mal, todos estamos mal de la cabeza y estamos mal de la cabeza porque tenemos una cabeza que evolucionó para el mundo prehistórico y biológicamente.

No tuvimos tiempo. No, los tiempos evolutivos son muy largos. No hubo tiempo de que nuestro cerebro se adecuara a un mundo como el que estamos hoy. [00:55:00] Entonces, estamos viviendo con un cerebro preparado para escaparse de los leones y atrapar un ciervo para cenar en un mundo con un internet con redes sociales.

Entonces, gran parte del problema que tenemos para lidiar con la hiper conectividad y con es que nuestro cerebro estaba pensado para otra cosa, porque una de las cosas que cuando en el libro hay un antropólogo británico. ¿Que investigó cuál es el tamaño de la manada humana? ¿no? O sea por fíjate que casi todos los animales o viven solos o viven en grupos.

Pero el tamaño de grupos de los animales que viven en grupos suele ser un tamaño, eh, estable, no, no viven de 1,000,000 de monos por decirte algo. Y entonces el tipo investigó cuál era el tamaño de la manada humana antes de que llegáramos a la sociedad actual. Y llegó que ese número 150 que le llama número de dan bar porque dan bar es el nombre de este señor que lo investigó.

Y básicamente lo que lo que concluyó es que nuestro cerebro está preparado para relacionarse con 150 personas podés hacer más, pero ya estás llevando al cerebro a un punto donde no es para lo que naturalmente evolucionó y claro el promedio de amigos en Facebook hoy, creo que es 500 [00:56:00] si vos pasas de tener 150 vínculos a 500 y especialmente en un mundo como el actual, donde el tiempo disponible para vincularse con otro está muy limitado por todos los otros aspectos de la vida.

La realidad es que terminas la relación, es mucho más superficial. Porque si divide entre 500 la mitad de tiempo que dedicamos antes la profundidad, una amistad está muy en relación al tiempo compartido, ¿no? Entonces el efecto paradójico de las redes sociales es que teniendo más amigos, en realidad tenemos menos vínculos.

Sí,

Magali Bejar: ¿qué es algo que no hacés también? Que no podríamos adivinarlo

Santiago Bilinkis: desde. Muchas cosas. En principio, soy muy desordenado y combato todo el tiempo contra mi propio desorden, pero me cuesta un montón, pero me parece que no se nota. Me muestro bastante prolijos, pero con mucho esfuerzo, soy muy desmemoriado.

Entonces tengo todo el tiempo mecanismos como esto que te decía mandarme mail y cosas para no ponerme alarmas para no olvidarme de las cosas de nuevo. Pero nosotros quedamos esta entrevista y exactamente a la hora, yo voy a estar, no se nota, [00:57:00] pero en el medio de todo una máquina para para no permitirme meter la pata.

Creo que soy muy ineficiente produciendo contenido. No creo que nadie se imagina cuando escucha un episodio de mi de media hora, que lauree 20 horas para hacer eso. Pero bueno, de nuevo, es como cosas que que quedan disimuladas en que después suelen espontáneo. Suena, suena bien y no, en realidad es un labor tremendo que está detrás.

Otra que creo que sí se nota un poco. Soy pésimo para las caras y los nombres y sufro un montón eso porque. Sí, iba con las redes. Ahora el conocimiento es muy asimétrico, ¿no? Entonces hay mucha gente que por ahí me conoce por la radio porque de alguna vez en la tele, porque el pot, por lo que sea. Entonces, cuando alguien me saluda, yo tengo la duda, si lo conozco, y no sé quién es o no lo conozco, pero me está saludando porque me conoce.

Entonces es una situación retor yo me siento que tendría que saber todo el mundo quien es, y me siento incómodo. Uno de los cóctel y la paso pésimo. Y cada vez que una persona se me acerque y alguno sabe quién soy? ¿no? Y yo no tengo idea. Y siempre digo sí, sí, sí, claro. Y quién quiénes y la paso mal. [00:58:00] Y por eso yo creo que cosas que no se note yo creo que algunos se deben dar cuenta que dije si , quien son y no sé quién es

Magali Bejar: bien honesta.

Te escuché contar que cuando te mencionaba en esta frase de este de conectar los puntos hacia atrás como vos, los conectas adelante, en dónde sentís que aplicaste ingeniería inversa en cosas de tu vida?

Santiago Bilinkis: Déjame explicar un poco de la frase de Steve Jobs en el famoso discurso de Steve Jobs en Stanford.

Él cuenta con un montón de cosas que hizo sin saber por qué las hacía estudiar caligrafía, dejar la universidad, una serie de cosas que que hizo terminaron teniendo una una lógica súper consistente cuando la miraba en retrospectiva para lo que terminó siendo y como que en realidad esta cosa medio ser antes de ir haciendo lo que le pinta, terminó teniendo una lógica expos y mi vida es todo lo con.

O sea cuando yo te digo a los 18 años, dije quiero comprar mi tiempo para comprar mi tiempo. Entonces, qué tengo que estudiar para este ahora que estudié estos dos años de multinacional ahora que llegó el momento de fundar mi compañía [00:59:00] ahora que fundó mi compañía, tengo que tener la cabeza de una multinacional para convertirla en una gran empresa.

El proceso que llegó a la venta de state, pero solo siete años antes, construyendo una relación con el fundador de esta viéndolo todos los años en un sentido, yo conecté los puntos para adelante. O sea, yo marqué el último punto. Fui trayendo los puntos para atrás. Y sino que si yo estoy acá y quiero llegar hasta acá, cuáles son todos los puntos intermedios que tengo que ir alcanzando para lograrlo?

Entonces, en ese sentido, dije que el curso me encanta, es extraordinario. Y si le tengo una admiración gigante, pero en ese aspecto puntual, me parece que es un muy mal consejo. Yo no viviría la vida después esperando que aparezca una lógica, porque una de esas no aparece. A él le apareció. El dice Jon only, conecte de dot b.

Sólo puedes conectar los puntos para atrás. No, no solo para atrás. No es más, hace mucho más fácil conectarlos para adelante. Si querés jugarla, hacer cosas en medio ra y en una de esas, después vas a poder conectar para atrás. Pero en una de esas no, yo creo que es mucho más fácil trazarse un plan de lo que es lo querés lograr.

Y bueno, después, [01:00:00] obviamente no siempre todos sale de acuerdo al plan y vas improvisando un poco y ajustando, pero todo tiene mucho más sentido. Si tenés un plan, hay un artículo en el blog donde hablo de eso, donde cuento que una persona muy cercana tenía que tomar una decisión difícil. Me pide consejo y me cuenta las dos opciones que tiene y que no se podía decidir.

Y me hablaba de pros y Pons de una y otra. Y como me parecían muy balanceadas en cuan entonces, después de escucharla bastante, le digo sabes qué? Tirar una moneda y me mire con cara, me está jodiendo. Te cuento todo esto en una decisión importantísima de mi vida. Y el consejo que vos me das es que tires una moneda.

Y lo que le dije mirá la realidad es que las dos opciones son muy balanceadas. Es muy difícil saber cuál de las dos sería mejor, pero es fundamental que elijas. Una es mucho más importante que elijas algo que que elijas lo mejor. Una vez que has elegido algo, comprométe con ese algo por un tiempo, ninguna de las dos es mala de los que me estás planteando.

Entonces es peor que te quedes atrapada en el dilema que que elijas alguna de las dos. Cualquiera sea. Y sobre todo lo que va a pasar es que cuando digas okey, [01:01:00] cara es la opción seca, es la opción b y esté por lanzar la moneda. Creo que dentro tuyo, vas a saber que crees que salga.

Magali Bejar: Creo que esto se lo asignaron incorrectamente, tipo a como toma decisiones, creo Kahneman que después lo desmintió. Lo escuchaste

Santiago Bilinkis: alguna vez? Can man es una persona que me influenció muchísimo en mi vida. No lo escuché en particular, que se le atribuye esta idea. Sí, creo que

Magali Bejar: estaba por ahí dando vueltas y lo desmintieron. ¿Qué sentís que resignaste? Emprendiendo Officenet durante 15 años.

Santiago Bilinkis: 

Por un lado, dejé a un costado todo este otro lado mío que tiene que ver con la hubo muchos aspectos míos que yo sentí que los guardé en un cajón. Le puse la llave al cajón y por 15 años no lo abrí. Siempre sabía que que bueno, que las cosas estaban guardadas ahí y que y que algún día podía abrir ese cajón y retomar todos estos otros aspectos míos que quedaron 15 años pospuestos me costó me viene mucho a la cabeza la imagen de los caballos que se usan para llevar carritos en la ciudad y que les ponen como unos cosas acá para que no vean los [01:02:00] autos y todo.

Bueno, yo siento que viví un montón de años con cosas así tapándose los ojos para sólo ver para adelante y no distraerme con todas las otras cosas que me interesaban, pero también después ahora que viví en mi vida y sé que pude volver a eso, no lo vivo tanto como una pérdida porque lo pude hacer en ese momento.

No sabía cómo iba a seguir la historia. Y después, creo que el otro gran renunciamiento lo mencioné antes, que es que no pude estudiar afuera. O sea, yo sigo teniendo la pregunta de cómo hubiera sido si podía ir a aforo, si podía ir a Harvard o poder ir a MIT o algo así, singular. Y te fue una experiencia increíble, pero no dejó de ser solo tres meses y que ya me agarró grande con hijos.

Algo que pasó muy lindo es que en Harvard se escribieron dos casos sobre OFFICENET en la escuela de negocios, enseña todo en base a casos y se escribieron dos casos sobre OFFICENET. Y cuando se enseñaban los casos en clase, yo muchas veces iban a la clase. El profe no decía que yo estaba ahí. Se hacía toda la discusión.

Los estudiantes decían no, porque yo hubiera hecho esto, yo hubiera hecho aquello. Yo escuchaba desde el fondo. Y después de que decía bueno, tenemos a Santiago acá en clase. [01:03:00] Así que ahora nos va a contar qué es lo que hizo realmente. Y eso para mí fue una experiencia hermosa porque digo, no pude estudiar ahí, pero por lo menos pude estar como protagonista de un caso de estudio, estar en la clase, ver la reacción de los pis.

Pero a la vez, la primera vez que fui. A que se presentara el caso en clase. Yo debía tener en ese momento 35. Y también me di cuenta que los estudiantes eran dos menores que yo y que se me había pasado la hora, ¿no? O sea, ya no era algo que lo iba a poder hacer. Y eso me quedó como un capítulo pendiente.

Trato de hacer cursos cortos ahora, este año cerca en octubre, me voy a hacer un curso una semana en Haití, pero lo que hubiera sido vivir la experiencia universitaria en una de estas grandes universidades me quedó pendiente también me hubiera gustado. Yo tuve la la la suerte de conocer a muchos de los fundadores de las grandes grandes compañías tecnológicas del mundo.

Y a la vez estuve con ellos y me decía bueno, yo no sé si solo podría haber hecho algo así. Siempre me viene a la cabeza. Digo, si vos, si tomamos una metáfora futbolística, no tenés jugadores que se van a jugar a Europa y son [01:04:00] mes. Ten o sea del mejor jugador del mundo, ten jugadores que se van a jugar a Europa.

No son estrellas, pero hacen una carrera en Europa. No es una estrella al fútbol, pero el tipo tuvo un cabrón y tenés otros que van a Europa y a los tres meses lo mandan de vuelta y te dice a bordo no te no te no te da el pin para jugar a acá o lo mandé a jugar a Rusia a qué estás haciendo los jugadores que pasaron un club europeo y rápidamente o vuelven a Argentina o se van a jugar marcado secundario.

Yo nunca voy a saber quién hubiera sido yo. En el mundo del emprendimiento en silicon, valley, o sea, si iba para allá, hubiera sido mes. Si hubiera sido soccer, hubiera sido un emprendedor bueno, pero de buena carrera me hubiera trascendido, pero tampoco parando o me hubieran puesto una patada y me hubiera mandado de vuelta a la Argentina.

Es otra pregunta que nunca me había poder contestar

Magali Bejar: sin cambiar como pasaron las cosas. Hay algo que te hubiese gustado que fuese diferente estos años?  

Santiago Bilinkis: Mira, yo pensé muchas veces eso. Y la verdad es que hay mucho volver al futuro. Si vos cambias algo del pasado, no sabéis cómo [01:05:00] afectase el presente y el futuro

Magali Bejar: exacto.

Por eso empezó con sin cambiar más difícil.

Santiago Bilinkis: Si hay el más mínimo riesgo de que cambie mi presente, no he notado nada del pasado. Y no es que haya tenido una vida fácil. Tuve montones de situaciones súper duras, pero no cambiaría nada de mi vida actual. Sea, no me arriesgaría a que nada cambie imprevista en mi vida actual por tocar algo del pasado.

Si vos me garantizaste, no cambia nada. Y yo creo que estas dos cosas que te dije me hubiera gustado estudiar afuera. En una de las grandes universidades. De nuevo, no sé si me hubieran aceptado, pero ojalá sí. Y vivir esa experiencia, probarlo, claro. Y emprender en silicon valley. Te diría que esas son las dos grandes cosas que no hice y que me hubiera gustado hacer y que sabe de igual.

De nuevo igual. Si vos me das la oportunidad de cambiar, no me quedo con mi presente.

Magali Bejar: Quiénes dirías que influenciaron tu mindset? Oh,

Santiago Bilinkis: qué pregunta difícil. Vos nombraste acá ne alemán. Cuando me recibió en la universidad, tuve que hacer una tesis para recibirme. En esa época no existía internet. O sea mi tesis.

Yo entregué impresa. No, no está digital. Entonces nunca más la leí [01:06:00] ya ni me acuerdo de lo que había hecho. El único ejemplar está en la biblioteca de mi universidad en papel y hace poco que me invitaron a la universidad y dije, voy a ir a ver mi tesis y me puse a buscarla y me encontré. No tenía la menor idea de que el principal influencer de mi tesis en la universidad fue Kahneman.

En ese momento, no había ganado el premio Nobel y no conocía a nadie. Yo no sabía quién era can eman cuando us can eman, o sea, y fué tremendamente influyente en mi carrera universitaria en mi tesis de graduación en mi cabeza, incluso sin que yo siquiera lo supiera. Después conocí quién era alemán y escuchas mis columnas, hablé un montón de experimentos de cada de Ariel y qué sé yo?

Pero no sabía que venía de tan atrás. Y la otra persona que me influenció muchísimo es Richard da pins. Mi libro favorito es el egoísta. Amo ese libro y fíjate que igual no tiene nada que ver con emprendimiento ni con las cosas en concreto que yo hago. Pero la manera de pensar es lo que me influencia más tanto de can eman como de do ins.[01:07:00]

El egoísta me resulta un libro maravilloso. Y digamos. Y aunque no te interesa la biología, nada me parece que moldea tanto la cabeza y te enseña tanto a pensar la conducta humana que tenemos animal. Siento que me influyó. Influenció muchísimo en en muchas de las cosas que fui produciendo,

Magali Bejar: qué hábito rutina de la cuarentena se seguís teniendo aún

Santiago Bilinkis: hacer actividad física todos los días.

Ese fue mi hallazgo más importante y trato de que no se pierda. También cumplí 50 en plena cuarentena y me pegó fuerte. No me pegó mal, pero me pegó fuerte. ¿Por qué? Porque me di cuenta que ya pasó seguramente más de la mitad de mi vida y que me queda menos de la mitad, es poco probable que viva más de 100.

Justo ahora vengo de silicon valley. Estuve en silicon valley la semana pasada y charlamos con un con un muy. Del experi muy famoso de Stanford, que es el experimento del mar Mello que tal vez lo escuchaste nombrar que se hizo. Creo que en la década del 60, una cosa donde ponían a chicos ni unos chiquitos con un marshmellow arriba de la mesa [01:08:00] y la consigna de que no lo tenían que comer por 15 minutos.

Y si no lo comían durante 15 minutos a los 15 minutos, les daban dos y los podían comer. Hubo chicos que inmediatamente los dejaban solos e inmediatamente se lo comían. Otros que esperaban cinco minutos, no aguantaba más y lo terminaron agarrando y otros que vacaban los 15 minutos y se comían dos. Y lo interesante de ese estudios es que después seguían la vida de esos pibes y claramente los que habían tenido la capacidad de espera.

Y de aguantar la tentación. Después les hacía mucho mejor en la vida que los que eran impulsivos y no aguantaban y se comían en mar o en seguida ese experimento. A mí me marcó muchísimo en esto que yo te digo marcar los puntos para adelante. O sea, yo soy claramente de los que dicen que no hay que comerse el mar suelo o hay que esperar.

Hay que sembrar por el futuro muy planificador en ese tipo de cosas que por lo que experimento muestra es un un rasgo muy bueno. Y por ahí algo del éxito que tuve en las diferentes cosas que hice tenga que ver con esa característica de mi personalidad. Pero lo que pensaba llamando con este amigo en [01:09:00] silicon valley es que hay dos cosas del experimento que están mal en la vida real.

La primera es que en el experimento, hay un plazo de 15 minutos en la vida, ¿no? En la vida no te dicen cuánto vas a tener que esperar para comerte el mar. Mello. La espera puede ser indefinida. El que le pone fin a la espera es uno. El segundo tema que me pareció realmente interesante es que en el experimento, te garantizan que te dan dos en la vida.

No tenés garantizado que te den dos por haber esperado. Entonces me di cuenta que este experimento que siempre me influyó tanto ahora a los 50, lo interpreto totalmente distinto. Y a lo que llegué es uno. Tiene que decidir cuándo se lo come el mar porque postergar para siempre no es una buena idea. La vida no tiene un plazo.

Entonces yo venía postergando, postergando, postergando, postergando y medio que la ficha que me cayó en la cuarentena y la terminé de ver de esta manera. La semana pasada charlé con estos amigos, bueno, llegó el momento de comprar en mar. O sea, este es el momento de mi vida donde ya no [01:10:00] estoy sembrando para cosechar a los 70.

Listo, ya sembré un montón. Coseche un montón. Hice un montón y ahora quiero empezar a disfrutar. Que no necesariamente quiere decir este tirar estar tirado panza arriba en la playa. Digo, me gusta estar en la playa, puedo estar una semana, pero después me aburro. Pero sí, claramente tener mucha más conciencia de la fin y de y de hacer las cosas que me gratifiquen en vez de siempre digo ya postergué 50 años, no costará 50 años más porque no voy a estar vivo al 50 años más.

Magali Bejar: Si tuvieses que imaginarte que sería tu futuro en 15 años que se te puede venir en la cabeza,

Santiago Bilinkis: la verdad que no sé, o sea esto de vivir una vida ahora ya mucho menos planificada, eh? No sé si un emprendimiento voy a seguir tan activo a los 65. O sea, me parece que hay un momento donde uno va perdiendo vigencia también.

Yo hoy, todavía estoy muy al tanto de como funciona si con valle y cómo levantar capital, cómo crear una compañía, cómo hacer un pro pero creo que en algún momento me voy a ir despegando de eso y voy ir perdiendo vigencia. Y bueno, [01:11:00] está todavía en qué ese ciclo se irá. Se irá cerrando. Tal vez no estoy especulando.

Creo que con el lado de producción de contenido y de pensar, o sea, yo creo que nunca voy a perder vigencia y contacto. O sea, no creo que vaya a ser un viejo de los que atrasan. Te lo digo con una metáfora: durante yo tuve mi adolescencia en la década de los 80 y la década de los 80 fue una década musical muy particular.

Casi todos los que vivimos los 80, quedamos ochentosos y durante mucho tiempo digo, pasaron los 90, pasaron parte de los 2000 y yo seguía escuchando música de los 80. Y en dije basta, o sea, yo quiero escuchar la música. No, no quiero quedar anclado a la música que escuché y empecé a escuchar la música de ahora y ahora es que siempre de ahora no, o sea, es cambiar todo el tiempo.

La música que escucho porque la música va cambiando y acompaña ese cambio. Yo creo que voy a tratar de hacer eso también. O sea, no me imagino ser el típico abuelo que los nietos lo ven y ser hugo. Mi abuelo no entiende nada. Espero mantenerme viviendo en el presente, por lo menos en todo el aspecto de lo que tiene que ver con el lado tecnológico, [01:12:00] entender la tecnología y los efectos y todo eso.

Y me imagino, supongo que en 15 años, abuelo, me suena hasta raro decirlo, pero diga 15 años, voy a ser abuelo. ¿Cómo va a ser eso? No lo sé. Pero así como ser padre, fue algo central de mi vida central. Y sigue siéndolo. Creo que ser abuelo también va a ser algo central del medio. Todavía no sé cómo es eso, pero ser padre, esposo y abuelo al lado de la familia cercana va a ser algo muy importante en 15 años para mí también.

Si

Magali Bejar: tuviste que recomendar un y el libro, que no sean los tuyos, que esos ya van recomendados, qué se ¿Qué te ocurre?

Santiago Bilinkis: Bueno, Kahneman Thinking Fast and Slow es un muy buen libro para empezar. A mí me encantó también Dan Ariely me encantó también en su momento los 2 freakonomics yo te diría que saldría de ahí.

El primer podcast que yo escuché que lo escucho hace, no sé si 20 años, pero casi es un que se llama a primero. Se llamaba are we alone Que es un hecho por un un tipo, llama set zota, que trabaja en el cetin instituto seti institute es el instituto que busca vida extraterrestre, no desde lo esotérico, sino poniendo ante apuntando antenas al cielo y tratando de encontrar señales de radio de otras civil o signos de otras civilizaciones.

Tiene una ciencia que a mí me influyó tremendamente. Ya me pasó algo increíble que es que cuando yo estoy estaba estudiando en singularity y en el GSP en uno de los profesores que vino fue se y sólo admiraba, o sea, era el hot de mi favorito admirado en enormidad y el set institut que daba a cinco minutos de singular.

Y entonces cuando vienes, se, yo digo mies, vos no me conoces, pero yo te admiro una enormidad. [01:14:00] Te escucho desde siempre. Creo que gran parte de que yo esté acá tiene que ver con los temas que vos me hiciste conocer. Me encantaría un día que estés grabando el estar. Y verte mientras logras. Entonces me dice bueno, dale ningún problema.

Mira, bravo, que el jueves que viene, medite el jueves a las tres de la tarde que tenemos grabación y el graba en un estudio muy bien armado ahí en el instituto. Llegó, se institucional sólo estar ahí para mí. Una cosa increíble me lleva a conocer todo el instituto. Una cosa impresionante, pero después el monto de grabar la productora le había armado una entrevista y empieza a hablar con con el entrevistado y el entrevistar, un bodrio, pero un bodrio, viste, le preguntaba y todas las respuestas.

Y yo estaba en silencio y en la sala y veía él me ponía cara de hoy. No te puedo creer lo bodrio que es este tipo lo mal que está saliendo de esta entrevista. Pero bueno, hace toda la entrevista y cuando termina, me dice la verdad. Perdón, fu me dice no sé si voy a usar este material en el p, me dice, pero te puedo entrevistar a vos, obvio.

Le digo, pero me parece que no me da la altura. No, no, [01:15:00] dale, me gustaría entrevistarte a vos. Después vemos si lo usamos y me entrevistó a mí y salí en el que era mi sueño de toda la vida. O sea, fue una cosa. También de esas inverosimilitudes del pasado, no, esas cosas que me pasaron en singular ati, manejar el transbordador espacial en el simulador, estar con astronauta del con bas, alguien que tuvo la luna, es una de esas cosas increíbles de mi pasado, que es que el que yo más admiraba y más me gusta, me entrevistó a mí en inglés.

Además, viste que con mi inglés, que tiene un acento español fuerte,

Magali Bejar: es impresionante. Qué otra situación, así como esto no, no tiene ningún sentido que me esté pasando a mí. Te pasó en

Santiago Bilinkis: tu vida? No, yo creo todo lo asociado a singular. Y ya te digo de verdad. Dame, dame otro ejemplo. Estar con un astronauta que hizo tres misiones a la espacial la estación espacial internacional y tenía más de 100 horas de actividades extraes flotando en el espacio con su traje espacial sentado al lado mío, enseñándome a manejar el transbordador espacial.

O sea, esas cosas no le pasan a un vivo argentino. Que de villa [01:16:00] crespo no, no existe, no como esos montones, qué es eso? O sea singular, y ti fue, me parece, fue decayendo bastante, no, hoy no es lo que era. Pero si vos ves la nómina de profesores de noche, yo tuve Larry page, el fundador de Google en o sea, cuando todavía era el CE de Google, tuve a Nolan bas, el fundador de atari vos, ves lo que eran mis profesores?

Sea el p g, el Real Madrid y el manche Chester City todo junto puestos en at. Aquel ti hoy. Eso sería imposible. Por ejemplo, me pasó durante mucho tiempo después de que volví que estaba mirando documentales sobre temas rezagados no esté biología Soria y los entrevistados en el documental que yo veía en la tele en discovery channel.

No sólo los conocía, me conocían a mí. O sea, después eso se fue perdiendo. Pero por un rato, estuve metido entre toda la gente que hacía las cosas más increíbles del planeta. En un grupo chico charlando, casi uno a uno con todos ellos y la verdad. Bueno, después es muy difícil mantener eso de lo que me dio singular.

Y en ese momento [01:17:00] no, no es irreducible.

Magali Bejar: Cuál dirías que fue la columna más difícil que tuviste que hacer todos estos años de radio? Te

Santiago Bilinkis: voy a decir dos, una que hice y una que no hice. La más difícil que hice es una que hizo sobre la grieta, donde justamente hablaba de la grieta a personas que están muy polarizadas.

Si vos no le hablas desde su palo, siente que jugás para el otro. Y mi gran desafío era hablarle a los muy polarizados de una manera que ninguno sin se poder ubicarme en un lugar donde pudiera hablar sobre los problemas enormes que generan la polarización en la sociedad. Y que me pudieran escuchar y no que rápidamente dijeron no está bien, este es del pro oeste escala o lo que sea.

Creo que si un lauro diseñe una encuesta que me tomó un trabajo gigante, eh, encontrar justo el 21 para que fuera totalmente balanceada. Y creo que es una columna súper útil, súper útil que me costó una enormidad ya que tiene dos partes. La primera se llama el la grieta y el silencio de los moderados o algo la [01:18:00] polarización, el silencio de los moderados, donde la conclusión más importante es que el riesgo más grande del problema más grande, la polarización es que los que tenemos visiones moderadas nos callamos.

Y eso eso de p 100 de la sociedad que cuando vas a una reunión y sabes que hay alguien que es muy trampista o muy anti trampista muy caos muy anti no hablas porque sabes que la discusión se va para el lado de los tomates, no mismo como yo me caso en redes, opiniones más polémicas o más políticas, porque no siento que uno puedo hablar porque hay gente demasiado.

Polarizada tesla la primera columna es sobre cómo el la polarización silencio 75% de las voces de la gente. Y la segunda es cómo superar la grieta donde creo, encontré una metáfora que está buenísima para entender cómo uno puede trabajar sobre la polarización. También me dio mucho, mucho labor laborar ese tema y la columna que no hice de tan difícil que me resulta es sobre la cancelación, la cultura de la cancelación y la cultura wo y todo eso donde también siento que es un tema tan sensible que una palabra mal puesta la sacada de [01:19:00] contexto puede generar un despelote enorme.

Lo intenté varias veces y todavía no encontré cómo entrarle al tema de nuevo. Yo siento que tengo que entrar es una posición balanceada, pero a la vez una posición que no me exponga a quedar pegado. Algo que no, que no quiero quedar pegado por alguien que me escuche desde una posición que no es la mía, no, y todavía no encontré cómo hacerla.

Magali Bejar: Sí, creo que habiéndolo escuchado en ese momento, la columna de la grita se recontra. Notó el trabajo que vos hiciste para ser importante. Eso. Creo que quedó contra expuesto y se

Santiago Bilinkis: notó. Te agradezco. Te agradezco. Fue un labor tremendo. Y creo que la columna funcionó. Por eso funcionó porque laburé mucho y la mayoría de la gente lo escuchó de esa manera es de las columnas más escuchadas de la historia de mi podcast.

Y me pone muy contento porque siento a la vez que es de las más útiles. Y cuál es la más escuchada que buena pregunta. Yo creo que es alguna de los efectos de las redes sociales, pero me haces dudar. Y otra que fue muy muy escuchada fue aprendizaje para la vida después de la pandemia que hice cuando la pandemia casi recién empezaba.

Y [01:20:00] también visualizó un montón porque hablaba mucho de lo que estábamos viviendo en esos primeros meses. Y cómo eso podía dejarnos un poco de preguntaste antes que el aprendizaje de la pandemia te quedara. Y sé otra cuando la pandemia termina, es cuando termina el primer año de pandemia. No me acuerdo cómo se llamaba, dónde traté de de ver qué hábitos había tenido la gente en la pandemia y qué hábitos habían corrido mejor con consentirse bien y ser feliz en un año tan distinto.

Y también creo que fue muy escuchada porque tocó dos fibras muy sensibles de lo que a la gente le estaba pasando en ese momento. O sea, mis colores no suelen ser de actualidad, pero es como que de alguna manera lo fueron para ese momento. Cómo

Magali Bejar: sentiste el cambio de haber hecho la columna tantos años con Gerry y después seguirla?

Solo.

Santiago Bilinkis: Uy, lo extraño muchísimo. Gerry es una persona increíble. Tiene una cabeza espectacular. Es sumamente complementario. A mí me encantó siempre trabajar con él. El en su momento tomó la decisión de dejar la columna para aprender de grandes que está espectacular. De hecho, Terry no sabía entrevistar.

Y a mí ahora me parece un extraordinario entrevistador. Lo admiro mucho [01:21:00] también porque él no prepara las entrevistas. O sea, este labor que hiciste bosque para mí es genial, pero que investigaste un montón acerca de mí. Ya no prepara nada. y te tira una primera pregunta que es totalmente abierta que aprendiste en el último tiempo y a partir de ahí, reacciona a lo que vos le das y hace unas entrevistas increíbles.

Me pasa mucho, sobre todo cuando empiezo no termino cada temporada en la radio. Que salgo de la radio y me dan ganas de ocho de un año. Me lo llamé porque tienes ganas de ir a verte porque es como que me falta en muchos momentos, eh? Conecto mucho lo que hice en la radio y el pot con él. Y entonces, cuando lo hago, muchas veces siento su ausencia.

Magali Bejar: Es interesante esa forma de entrevistar porque creo que corres el riesgo de que si el invitado tiene historias que son joyas y si no las conocéis, siento que corres el riesgo de que eso no suceda en la

Santiago Bilinkis: grabación. Estoy totalmente de acuerdo. Si yo te digo, yo preparo una columna que es un casi monólogo porque no me atrevería a hablar sin estar preparado.

Imagínate en una conversación y ferry, logras sacar [01:22:00] cosas increíbles de mira las entrevistas, vamos, muchas duran dos horas, tres horas. O sea, yo siento que si no me preparo a los 15 minutos, no sé más que preguntarle a la persona y al rival , logrando que la persona vaya abriendo y abriendo y abriendo facetas de su vida.

No es increíble? Te digo que me produce una admiración gigante. Otro para recomendar. No recomendé pictures Science, pero aprender de grandes

Magali Bejar: ya lo habían mencionado. Aprender

Santiago Bilinkis: de grandes seguro, seguro. Para mí, este emblemático, o sea, mi única crítica de aprender de grandes es que para mí son demasiado entrevistas.

Me cuesta mucho encontrar el tiempo de escuchar audio tan largos y arriba empezó a hacer cortes y cosas, pero a mí me cuesta mucho, eh? Tiempos tan largos.

Magali Bejar: Bueno, ¿cómo concluimos esta entrevista? Palabras o pensamientos finales que hayan quedado hasta acá? Cosas que hayamos hablado. No hayamos hablado un último mensaje a la audiencia.

Santiago Bilinkis: No me gustaría retomar esta idea de conectar los puntos para adelante. Hay una marca muy fuerte en la generación siguiente a la mía, sobre todo los cente no, [01:23:00] si quieres, están los minias en el medio, los centellas más abajo como de una cosa de bastante corto plazo. Viste esta cosa que se habla mucho de falta de compromiso con los que están laborando y hay algo que está buenísimo de disfrutar a corto plazo.

Pero yo creo que el experimento del mar es muy importante. Y que hay una etapa para no comerse el Marshmellow y que una cosa a los 50 decir, bueno, es el momento de comérselo. Y otra cosa es comérselo a los 20, ¿no? Entonces me parece que hay que entender la lógica de cuándo es el momento de sembrar para el futuro bancar casi toda construcción.

Ser emprendedores es un garrón, o sea, la mayoría de las cosas que tenés que hacer, como yo conté cosas de bien 90 percent de lo que yo tenía que hacer en la diaria, era un garrón y yo lo hacía con gusto. O sea, esa, esa es la paradoja, ¿no? O sea, lo hacía con gusto. Yo tengo una, una, una también un artículo escrito en el blog que se llama la trampa de la pasión donde digo que siempre es el consejo que se da, es que encuentres lo que te apasiona y te dediques a eso.

Y yo creo que ese es un muy mal consejo porque la pasión [01:24:00] es como un amor de verano. La pasión es como el arrebatamiento inicial que surge en una en una pareja. Pero a la vez ese efímero un matrimonio no se apoya en la pasión, o sea, él el fuego del amor tiene que seguir vivo, pero ya no es esa cosa abrasadora de verano lo que sostiene un matrimonio muchos años es un amor que que que tiene que ver con algo mucho más profundo que la pasión.

yo creo que la vida es lo mismo. O sea lo que te mueve Y lo que tenés que buscar no es que te apasiona, es cual es tu propósito. La pasión cambia ahora me apasiona el reguetón y mañana me apasiona el trapo, el propósito difícilmente cambie. Y entonces, encontrar cuál es tu propósito es una guía mucho más sólida, menos subia, pero pero mucho más sólida, mucho más estable sobre la cual ir construyendo, no caer en la trampa de la pasión y entender el experimento del mar Mello en en sus dos facetas, no las que yo siempre había entendido que es que conviene esperar y saber postergar la gratificación y planear por el largo plazo.

Y también descubrir cuál es el momento [01:25:00] de hacer el clic y comerse en mar Mello y cómo

Magali Bejar: dirías. Para el quien dice okey, perfecto, no, no va por la pasión. Va por el propósito. ¿Cómo recomendarías empezar a encontrar esto para lingue y ese tipo? No sé qué me está hablando. Santiago. ¿Cómo encontrar mi propósito?

Santiago Bilinkis: 

No sé, yo creo que es un poco como lo que te decía de la moneda, ¿no? O sea, uno va encontrando qué cosas te importan y cuál te movilizan y lo más importante es ser leal a uno mismo. ¿no? Porque esto es muy el deber, no sé, todos tendríamos que querer solucionar la lograr la paz mundial. Y bueno, sí que estoy buenísimo.

Pero por ahí a vos no está quien la guerra de Ucrania la moviliza tremendamente y está quien no, como hay a quien le sensibiliza tremendamente ver una persona en situación de calle y hay a quien no ahora todos nos sensibiliza algo. No digo, cada uno tiene que encontrar cuales son las causas que te mueven a alguno le entusiasma a construir unicornio y a otro no.

A uno le entusiasma ser gerente de una multinacional y hacer una carrera en un y a otro no. Yo creo que lo único imperdonable es perseguir el [01:26:00] sueño de otro y perseguir el sueño de otro puede ser por presión de tus padres por presión social, por no ser leal a vos mismo y querer proyectar a otros algo que no es el verdadero vos.

Creo que hay un lauro de introspección y encontrarse con uno mismo y de ser honesto, con que te gusta, que te motiva, qué te mueve y empezar a construir una vida alrededor de eso.

Magali Bejar: Espectacular. Cerramos con esto. Entonces, gracias Santi por tu tiempo por compartir todo esto. Y estoy segura que la gente le va a servir un montón.

Santiago Bilinkis: Bueno, ojalá fue una muy linda charla, así que te agradezco mucho y te agradezco especialmente el la uno que habías hecho preparando de investigando un montón sobre mí y preparando preguntas super agudas. Me hiciste pensar un montón, así que muy agradecido.

Magali Bejar: Bueno, me alegro. Ese es el mejor fe que me pueden dar

Santiago Bilinkis: como entrevistadores.

Y espero algún día poder ser noma de como vos, porque porque esa es la otra cosa que me dejó picando la pandemia, que es que estuve tres meses viviendo en el exterior con mis hijos cuando cursaban clases virtuales [01:27:00] estaba ellos en el colegio, pero desde afuera del. Mi esposa atendía a sus pacientes psicoanalistas, mi esposa tenía sus pacientes por zoom, yo elaborando a remoto y fue una experiencia espectacular ahora que volvió la presencia a los colegios.

No puedo hacerlo más, pero fue una experiencia tan linda que espero en algún momento poder volver a vivirla.

Magali Bejar: Bueno, pero quizás en las vacaciones ahí, como enganchar los trabajos y hacer la distancia y te llevas a los chicos. Sí,

Santiago Bilinkis: algo de eso, pero en período es mucho más corto. Fueron tres meses, tres meses viviendo en otro lado con una rutina totalmente distinta.

Fue espectacular. Fue de los momentos más lindos que vivimos como familia. Bueno,

Magali Bejar: Ojalá que lo puedan hacer con un proyecto familiar. Ojalá. Bueno, muchísimas

Santiago Bilinkis: gracias. Un beso grande, un abrazo. 

Sobre Tiene que haber algo más

Para más novedades de los próximos capítulos dejanos tu mail para recibir alertas.

Seguí a Tiene que haber algo mas

Instagram

Linkedin

Regalanos un cafecito para que el proyecto siga vivo y creciendo:

– Para el mundo

Argentina

Otras entrevistas del podcast: Pepe Garcia El Estoico, Agostina Trovato, Bosco Soler Sinoficina.com, Sebastian Siseles Freelancer.com, Liz Ribot Outsite, Gabriel Marcolongo Incluyeme.com, Soma, Santiago Bilinkis, Sergio Sala, Dani Dini, Santiago Magnin Deinmobiliarios.com, Sofia Contreras, Ian Teperman Seeds, Matias Burstein Calm, Diego Pereyra Medivac, Sir Chandler, Adriana Tech, Ale Marcote, Fredi Vivas Rocking Data, Eliana Bracciaforte Workana, Manu Malvezzi Club Solidario, Meme Pigretti, Agustina Paz, Caro Composto, Agustin Di Luciano Nexton, Agustina Irureta, Marcando el Polo, Sol Sierra Life by Soli

Ayudanos a crecer! Algunos de los links de esta entrada son de afiliados, comprando a través de ellos recibimos una comisión sin costo extra para vos.

Placeholder Image